La última etapa de la Pastoral Juvenil, la del apostolado, se abre para proyectarse en la vida diaria del joven cristiano. Busca que los jóvenes profundicen y sinteticen los contenidos fundamentales de la fe y la experiencia comunitaria. Más que una etapa de término, esperamos que sea una etapa de transición, que lleve a los jóvenes, ya casi adultos, a integrarse de manera permanente y comprometida, a la vida eclesial y comunitaria de su Unidad Pastoral. El material que acompaña la implementación de esta etapa es bastante diferente a los anteriores, en cuanto que principalmente entrega herramientas para que sea esta vez la comunidad la que construya su propio itinerario formativo de acuerdo a su experiencia y necesidades personales y comunitarias.